Las 5 cosas que más odia Cáncer


Lo que amamos y lo que odiamos nos define a la perfección, sobre todo en los nacidos bajo el signo del anfibio. Amorosos y hogareños, los Cáncer le dicen que a toda forma de desarraigo a la traición. Para ellos el viaje ha terminado en cuanto erigen su hogar, y todo lo que lo amenace debe ser proscripto. 

1. La infidelidad 
No podía ser menos y uno de los signos más fieles detesta la idea de engañar… y de ser engañado. No se trata, hay que precisarlo, de una postura meramente moralina, si no de una verdadera toma de partido por la creación de un hogar y por todas las responsabilidades que implica. 

La idea de una doble vida que quite fuelle y verdad a la vida que se tiene a los ojos de la gente, les parece absurda, pues quien sirve a dos amores termina por no amar a nadie. Cáncer cree que poner en riesgo toda una vida de trabajo y de dicha no tiene el menor sentido. No para él, que lleva su casa y su amor a cuestas como medallas. 

2. Los visitantes 
Aunque Cáncer tiene su casa en orden y reluciente (no podía ser menos) la verdad es que no le gusta tener invitados en caso. No es que no sepa ser cortés ni un buen anfitrión, pero no le gustan los que considera intromisiones de ojos y voluntades ajenas en su vida, que le gusta como es y sin tener que ser aprobado con nadie. Así que si tienes que ver a un Cáncer, mejor que sea en el café más cercano a su casa. 

3. La ciudad
Aunque le gusta la comunidad, a los nativos de Cáncer les sienta muy mal vivir en un ambiente populoso y contaminado. Su naturaleza los impele a vivir en medio de flora y fauna abundante, con comunión directa con los elementos y la vida. Para ellos la existencia entre las paredes de un departamento sencillamente no es vida. Así que si amas a uno, mejor haz las maletas. 

4. Los solteros
Aunque respetan las decisiones ajenas, si tienes entre tus planes no casarte nunca ni sentar cabeza, es mejor que borres a los Cáncer que tengas en tu agenda, pues sencillamente no va a conciliar con esta idea. Para ellos una vida fuera de la tradición y la respetabilidad de un hogar no tiene el menor caso…

5. Las críticas
Se permiten opinar sobre lo que los demás hacen, pero no toleran que le digan lo que deben haber hecho. Las críticas, por bien intencionadas que sean, les entran en el corazón como el puñal de la traición. Así que mejor guardárselas.